Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 18 de diciembre de 2013

De Lepe para América


Aparte de Palos de la Frontera, de donde partieron las tres carabelas de Cristóbal Colon el 3 de agosto de 1492, si hay un pueblo vinculado a la colonización en América ese es Lepe. De Lepe fueron muchas familias, unos como soldados, otros como comerciantes o mercaderes y los mas como colonos.
Por eso, si sus ancestros iniciaron su andadura desde Lepe, puede que estos datos les sean de utilidad. El archivo que transcribo a continuación  comprende desde el año 1511 hasta el 1555 y es como sigue:
La primera que tengo es una mujer, ANA DIAZ, viuda de Diego Sánchez, tonelero, hija de Juan Mercader y de Isabel Bernal, vecinos de Lepe y que marchó el 8 de marzo de 1511.
Al año siguiente, el 29 de marzo, partió DIEGO MARTINEZ, calafate, hijo de Diego Martínez, también calafate y de Violante Rodríguez; que iba acompañado de su hijo DIEGO, todos vecinos de Lepe.
El 8 de abril de 1512 fue el hijo de Alonso de Molina, llamado DIEGO DE MOLINA, vecinos de Lepe.
ALONSO GOMEZ, vecino de Lepe, hijo de Hernán Gómez y de Catalina González, embarcó el 15 de diciembre de 1512
Otro Alonso, ALONSO MARTIN DE LEPE, hijo de Alonso Sánchez y de Catalina Martín, vecinos de Lepe, se fue el 15 de marzo de 1513.
ISEO HERNANDEZ y MARGARITA GONZALEZ, hijas de Sancho González y de Teresa Rodríguez, vecinas de Lepe, lo hicieron el 30 de septiembre de 1513.
Un grupo formado por FERNANDO ALIAS y ALONSO ALIAS, su hijos, vecinos de Gran Canaria y FRANCISCO QUINTERO, de Lepe, hijo de Juan Quintero y ANTONIO GONZALEZ, también de Lepe, fueron autorizados el 28 de agosto de 1516.
El 23 de septiembre de 1516, embarcaron dos vecinos de Lepe, JUAN RODRIGUEZ, que estaba casado con Isabel González y su hijo ALONSO MATEOS.
Y el 30 de septiembre de 1516, embarcaron PEDRO DE LEPE, hijo de Hernán Gómez Raposo y de Catalina González, que iba acompañado de su sobrino HERNANDICO, hijo de Martín de los Ríos y de Sancha Guerrera, todos vecinos de Lepe.
Ya en 1517, el 19 de mayo, marchó el hijo de Catalina Alonso, él natural y vecino de Lepe, JUAN ALONSO.
El 18 de agosto de 1517, fue autorizado de nuevo HERNANDO, hijo de Martín de los Ríos y de Sancha Guerrera.
CRISTOBAL DE JAEN vecino de Lepe, y su mujer MAYOR GARCIA, embarcaron el 24 de julio de 1528.
JUAN DE FLORES, natural de Lepe, hijo de Pedro de Flores y de Leonor Hernández, lo hizo el 20 de abril de 1529.
Formando parte de la Armada de Cartagena, partió LOPEZ MARQUEZ, hijo de Francisco de Córdoba y de Ana Márquez, natural de Lepe, el 10 de julio de 1534.
El 12 de octubre de 1534, fueron autorizados para embarcar y para formar parte de la expedición de Diego de Almagro, al Perú, HERNANDO VALLERINO, vecino de Niebla, ALONSO MICHEL, vecino de Cáceres, y GARCIA BRAVO, FRANCISCO VALLADOLID, MARTIN TOSCANO y JUAN DE BREO, vecinos de Lepe. 
El 20 de junio de 1535, JUAN DE ABREU, hijo de Francisco Carrasco y de Elvira de Abreu, vecinos de Lepe, fue autorizado para embarcar con destino a Nombre de Dios.
                                   
FRANCISCO PEREZ, natural de Lepe, hijo de Alvar Pérez y de Juana Ramírez, fue a Nueva España el 2 de octubre de 1536.
LUIS DE SOLIS, hijo de Juan de Solís y de Ana de Torres, natural de Lepe, a Nueva España, el 9 de octubre de 1536.
En 1538, el 27 de febrero, embarcó para La Florida, el vecino de Lepe, HERNÁN BRAVO, hijo de Fernando Villarreal y de Marina Brava.
De nuevo hay una autorización de embarque a nombre de LUIS DE SOLIS, hijo de Juan de Solís y Ana de Torres, vecinos de Lepe, para marchar a Nueva España el 25 de junio de 1538.
A finales de 1538, el 13 de diciembre y con destino a Nueva España, marchó JUAN DE CONTRERAS, vecino de Lepe, hijo de Hernando Esteban y de Ángela Rodríguez.
Ya nos encontramos en 1539, y el 5 de enero y para ir a Nueva España fue autorizado JUAN RODRIGUEZ, vecino de Lepe, hijo de Francisco Rodríguez y de Catalina Delgado.
El también vecino de Lepe, JUAN DE MORALES, hijo de Bartolomé de Morales y de Mayor Álvarez, lo hizo el 26 de septiembre de 1539, con destino a Nueva España.
Otro JUAN DE MORALES, pero éste hijo de Hernán Gómez y de Catalina Díaz, marchó a México el 17 de octubre de 1539.
El 20 de febrero de 1540, marchó  HERNAN BRAVO, hijo de Hernando o Fernando de Villarreal y de Marina Brava.
Al parecer iban y venían con mucha facilidad, algo que nos resulta difícil de comprender, con lo penosos y peligrosos que eran aquellos viajes.
El 7 de abril de 1540, otro vecino de Lepe, JUAN DE CÓRDOBA, hijo de Juan García y de Elvira Ramírez, partió para Nueva España.
FRANCISCO DE GIBRALEÓN, también vecino de Lepe, hijo de Francisco de Córdoba y de Ana Márquez, fue con destino a Nombre de Dios.
JUAN GOMEZ VAZQUEZ, vecino de Lepe, hijo de Gonzalo Vázquez y de Catalina González, con su mujer ELVIRA MUÑOZ BECERRA y una hija, fueron para Honduras en el año 1554. Como criado de Juan Gómez Vázquez les acompañaba ANTONIO RAMIREZ, también vecino de Lepe e hijo de Juan Gómez y de Ana Ramírez.
Una familia que fue en 1554 para la colonización de Nueva España, fue la compuesta por el vecino de Lepe  FRANCISCO DE CONTRERAS, hijo de Rodrigo Yánez Contreras y de Isabel Alonso y a quien acompañaban su mujer ANA RAMIREZ y sus cuatro hijos.
Y para Honduras, el mismo años, fue otra familia menos numerosa que la anterior, porque solo estaba formada por JUAN MARTINEZ DE VERDUSCO, de Lepe y su mujer JUANA DE ESPINOSA.
En extranjero, pero que era vecino de Lepe, hijo de Andrés de Flandes y de Lucrecia de Grimaldo, llamado MELCHOR DE GRIMALDO, fue este mismo año para Tierra Firme.
MARCIAL DE CONTRERAS, presbítero de la Diócesis de Sevilla, vecino de Lepe, hijo de Hernando Esteban y su mujer Ángela Rodríguez. Que marchó en 1554 a Nueva España, llevando como criado a BARTOLOME DEL RIO, soltero, vecino y natural de Sevilla, hijo de Francisco de Molina el Viejo y de Isabel del Río
En 1555 tenemos un grupo muy numeroso compuesto por el DOCTOR BRAVO, natural y vecino de Lepe, hijo de Hernán Ramírez y de Isabel Brava, que fue de oidor a Nueva España y que iba acompañado de su mujer, ANA PEREZ, y a quienes acompañaban como criados los vecinos de Lepe, el también hijo de Hernán Ramírez e Isabel Brava, FRANCISCO RAMIREZ, soltero; ANTON TENORIO, hijo de Alonso Montano y de Teresa Lorenzo, soltero y varios procedentes de otras poblaciones.
Por factor del mercader sevillano Pedro Ramírez, fue a Tierra Firme, ALONSO MARCOS, vecino y natural de Lepe, hijo de Rodrigo Marcos y de Isabel Valbuena.
A final de 1555 fueron autorizados para viajar a Nueva España, ISABEL RODRIGUEZ, natural y vecina de Lepe, hija de Gonzalo Gómez Toscano y de Catalina Martín, la Serrana, viuda; con sus hijos MARIA ALVAREZ Y GASPAR DE LOS REYES y CATALINA MARTIN, mujer de Fabián de Espino, residente en Nueva España.


              Ángel Custodio Rebollo
ESTADO DE LEPE

Muchos cuando lean el titular pueden pensar que Lepe se ha vuelto independiente, pero no me estoy refiriendo de nuestro querido Lepe, me refiero a otro Lepe, en el Condado de Hampshire, en el sur de las Islas Británicas, muy cercano a la Isla de Wight.
Si, Lepe es un estado privado que, según parece, ha existido desde la época romana, en la que era un pequeño puerto. Hay viejos mapas de 1575 en los que ya figura
Cuando vi el nombre al principio pensé que tendría que ver  con la leyenda de aquel lepero que le gano, por un día, el reino de Inglaterra   jugando una partida de cartas al rey.
Aunque no estaríamos muy descaminados, si pensamos que la denominación Lepe, de aquella zona británica, viene de algún lépero que con su pequeño barco llevaba vino para las islas y una vez allí vió negocio y dijo; “Aquí me quedo”.
Se conserva el mesón y una casa para la cerveza que esta datada en 1752. Al parecer Lepe se utilizó para la construcción naval, y hay documentación de unos astilleros instalados allí en el siglo XVIII, concretamente el Ministerio de Marina inglés ordenó que se creara un astillero en 1744. Entre 1748 y 1765, se construyeron varios barcos de entre 500 y 1500 toneladas, equipados con cañones, o sea barcos de guerra
Como el contrabando en la zona en el siglo XIX fue creciendo, se estableció en Lepe un servicio de guardacostas, que duro hasta principios del siglo XX.
El estado de Lepe ha sido propiedad de la misma familia desde que fue adquirido, junto con el estado de Exbury, por la familia Mitford en 1879, quien lo vendió a los Rothschild en la primera  década de 1900.
Con motivo de la segunda guerra mundial, la zona fue requisada en 1943 para establecer allí el cuartel de un grupo de asalto de la marina y fue aprovechado, dadas las características y la dureza de sus rampas, para cargar en las lanchas de desembarco muchos de los tanques que el día D, fueron a Normandía.
En los alrededores de Lepe existe actualmente una playa naturista, muy elogiada por su limpieza y calidad de las aguas
El Condado de Hampshire tiene una página web para facilitar a los visitantes el acceso a la playa, indicándole al mismo tiempo donde hay aparcamientos y lugares donde se puede comer y beber,  algo parecido a nuestros chiringuitos playeros.

                                 Ángel Custodio Rebollo
DE LA GARZA


Este apellido ha sido una constante de mis investigaciones, por mis artículos en Odiel sobre la familia compuesta por Marcos Alonso y Constanza de la Garza, de Lepe, que según mis datos marcharon a América, con sus hijos Isabel, Luisa, Constanza, Melchor, Sebastián y Francisco. Figuraban como criados el Licenciado Álvaro García de Navia y partieron en 1566. En mis referencias Marcos Alonso había nacido en 1525 y Constanza en 1529.
Los diferentes artículos sobre esta familia publicados en Odiel Información, que después reprodujo la revista de Internet “Somos Primos”, que se edita en Florida, hizo que recibiese muchos correos electrónicos solicitándome ampliación de los datos publicados y ofreciéndome a su vez lo que los interlocutores poseían para ampliar mis conocimientos sobre el tema. Los correos llegaban de Texas, Florida, México, California, Monterrey, etc, ya que el apellido “de la Garza” ó “Garza” simplemente, esta muy extendido por el sur de los Estados Unidos y norte de México.
Intenté investigar en el Archivo Parroquial de Lepe, sin encontrar nada, ya que según me dijeron, parte de este archivo fue expoliado en el siglo XIX y también sufrió destrozos con la guerra civil de 1936.
Pero hace pocos días, mi amigo tejano George de la Garza, me envió un e-mail informándome que en un libro sobre los conquistadores judío-cristianos de Monterrey se decía que Constanza de la Garza y su hermano Antonio, fueron quemados a muerte por la Inquisición en las Islas Canarias como resultado de un Auto de Fe celebrado en 1526.
Aunque mis referencias daban como fecha del  nacimiento de Constanza 1529, ya sabemos que en aquellos tiempos los errores en los escritos eran muy frecuentes, pero si fue quemada en la hoguera en 1526, no pudo marchar a América en 1566. Surgen muchas dudas por conocer si había mas de una Constanza de la Garza
He consultado al Archivo de Canarias y me informan que el proceso referente no se conserva en el archivo inquisitorial y que la procesada fue relajada en 1526 cuando ya había fallecido.
Seguiré investigando porque el tema lo merece.

                                                         Ángel Custodio Rebollo.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Aldonza de Villalobos

La pasada semana escribí sobre la primera gobernadora que hubo en tierras americana, Beatriz de las Cuevas, la viuda del Adelantado Pedro de Alvarado, pero hubo también otras mujeres españolas, que tuvieron tareas  responsables, como  Aldonza de Villalobos, que fue conquistadora y colonizadora.
El 15 de agosto de 1498, en su tercer viaje, Cristóbal Colón descubrió una isla a la que llamó La Asunción, pero un buscador de perlas español, refiriéndose a la abundancia de gemas en sus costas, la denominó como Isla Margarita.
El oidor de la Audiencia de Santo Domingo, Licenciado Marcelo de Villalobos, que estaba casado con Isabel Manrique, ambos de familias de la nobleza, vieron aumentado su hogar en 1510 con una niña a la que impusieron el nombre de Aldonza.
En 1525 el oidor fue autorizado para conquistar y colonizar la isla Margarita, pero cuando preparaba la expedición se sintió enfermo y murió.
Isabel Manrique, la viuda, cursó una solicitud al Consejo de Indias, para que su hija Aldonza emprendiera la conquista y colonización de dicha isla, con los mismos derechos que tenía su esposo. Esta concesión fue autorizada por el Rey en 1527, pero como Aldonza era menor de edad, se impuso la condición que mientras Aldonza no tuviese la edad requerida o contrajera matrimonio, gobernase la isla “ un varón de edad cumplida”.
La madre de Aldonza nombró sucesivamente gobernadores a Pedro Villardiga y a Francisco Fajardo y el Cabildo de Nuevo Cádiz de Cadagua, manifestando que los Villalobos no hacían nada por la isla, pidieron que fuera adjudicada a la jurisdicción de Cadagua, a lo que no accedió el Consejo de Indias confirmándola a favor de Aldonza.
Cuando ésta cumplió los 15 años, llegó a Santo Domingo el conquistador Pedro Ortiz de Sandoval e Isabel Manrique vio en él el esposo que necesitaba para su hija, consiguiendo  unirlos en matrimonio.
A partir de entonces, el matrimonio ejerció el poder en Margarita, aunque ya aquí los datos se confunden, porque unos dicen que el marido murió en la isla y otros que  en Santo Domingo e incluso que Aldonza nunca pisó Margarita.
A la muerte de su esposo, Aldonza retuvo su nombramiento de gobernadora e intentó que éste fuera transferido a uno de sus hijos o nietos, pero cuando lo consiguió después de 10 años, ella había fallecido.

                      Ángel Custodio Rebollo

domingo, 8 de diciembre de 2013

AROCHE

Cuando hace unos días leía un libro sobre la expedición de Fernando de Magallanes  que le llevó al descubrimiento del estrecho que al que denominan con su nombre, me encontré con algo que me llamó mucho la atención. Entre los  expedicionarios me fije en dos expedicionarios que eran de un lugar de tierra adentro como Aroche, en la provincia de Huelva
Nunca pensé que  la Arucis vetus de los romanos, en plena sierra de Huelva, con su antiguo e importante recinto amurallado, aportaría  a este expedición a algunos de sus hijos, ya que por allí, que yo sepa no hay mar y el mas cercano está a cien kilómetros.
En las dotaciones de los barcos que llevaba Fernando de Magallanes iban dos arochenos, uno de ellos era Juan de Aroche, apellidado así por el nombre del pueblo en que nació, cuyos padres eran Juan Fernández y Beatriz Vázquez. Estaba casado con Catalina Álvarez y tenía el cargo de alguacil en la nave Santiago, estando muy bien considerado por toda la tripulación, ya que también actuaba como marinero. Cuando se hundió la Santiago, no sabemos a que nave pasó, pero si que no se ahogó en el naufragio, ya que falleció el 10 de abril de 1521, cuando la escuadrilla estaba fondeado en el puerto de la isla de Cebú, donde fue enterrado.
El otro arocheno era Hernán Lorenzo, aunque su padres eran Lorenzo Yánez y Maria Díaz,  vecinos de Cabezas Rubias, también pueblo de la provincia de Huelva, y también formaba parte de la tripulación de la Santiago, donde actuaba como sobresaliente. Estaba casado con Teresa Ramírez, pero no hemos tenido suerte y ha sido imposible obtener mas información sobre este paisano nuestro y nos gustaría saber si regresó a su hermosa tierra.
Es curioso lo importante que ha sido Huelva en las aventuras del mar y los hombres que aportaron todos sus pueblos, lo mismo los de tierra adentro, como Aroche, que los de la costa y fueron auténticos héroes, hoy olvidados.
                                                    Ángel Custodio Rebollo.


Casa Ximenez. Montevideo


Entre los museos y lugares de visitas culturales que hay en Montevideo, en la Republica del Uruguay, está la denominada Casa Ximenez, lugar muy popular y al que en aquel País incluso le han dedicado un sello de correos en el año 2003.
La denominada Casa Ximenez, es una mansión de dos plantas, compuesta por dos importantes patios de considerables dimensiones, separados por una capilla  y que está rematada por un clásico mirador.
Este edificio fue construido a principios del siglo XIX, entre los años 1816 y 1817, por un caballero andaluz que llegó a Uruguay a finales del siglo XVIII, llamado Manuel Ximenez y Gómez, que entre otros cargos ejerció como Regidor Decano, Alcalde Ordinario y había intervenido en la reconquista de Buenos Aires y durante las invasiones inglesas, sus barcos artillados prestaron una gran defensa de la población.
En esta casa se alojaban las personalidades importantes que visitaban Montevideo, entre ellos se cuentan, en 1824 la del Canónigo Juan Maria Mastai Ferreti, entonces secretario del Nuncio de Su Santidad, y que después fue Papa, con el nombre de Pio IX. Y en otra ocasión el huésped fue el Duque de Saldanha, que fue Presidente del Consejo de Ministros de Portugal.
Pero lo importante para nosotros los onubenses, es que Manuel Ximenez y Gómez era paisano nuestro, natural de Huelva y llegó dedicado fundamentalmente a los negocios de panadería y almacenaje de mercancías varias.
La casa una vez restaurada da ubicación en su planta baja a la Liga Marítima Uruguaya y a la Academia de Historia Marítima y Fluvial y  el resto está dedicado a museo.
                                    Ángel Custodio Rebollo